domingo, 31 de octubre de 2010

La silla

4746231956_f5716ab485_b

Tu lugar ahora lo habita el aire pesado que se mueve en la ciudad y que entra por la ventana sin fuerza, sin poder mover las cortinas que antes eran blancas; Se estanca en tu silla que está vacía. A veces sin pensar veo el rincón donde te sentabas a leer o desperdiciar la mirada hacia la nada y creo ver a tu silla levantando el cuello esperando verte llegar o correr asustada, esa triste silla cuya existencia solo radica en soportar tu espalda delicada. 

-Mario A. García Rojas-

No hay comentarios.:

Publicar un comentario