miércoles, 9 de febrero de 2011

Ícaro

 

icaroUno de mis mitos favoritos de la fabulosa mitología griega es el mito de Ícaro; Se cuenta que Dédalo y su hijo Ícaro fueron los encargados de construir el laberinto de Creta donde habitaba un peligroso Minotauro. Al terminar de construir el laberinto no tenían forma de salir de la pequeña isla donde se encontraban así que subieron a una gran torre y Dédalo construyó dos pares de alas hechas de plumas y cera muy parecidas a las alas de las aves. Dédalo probó las alas y al darse cuenta que funcionaban le dio un par a Ícaro no sin antes advertirle que tenían que volar a una altura media pues si se acercaban demasiado al sol el calor derretiría la cera y las alas se destruirían. Y así emprendieron el vuelo de escape. Ícaro por su parte exaltado por la sensación de surcar los aires anhelo de todos los mortales, comenzó a volar cada vez a mas altura a pesar de las advertencias de su padre. Voló tan cerca del sol que la cera de las alas comenzó a derretirse por el calor e inevitablemente Ícaro cayó a una muerte instantánea contra las rocas del mar.

Podría decirse que la muerte de Ícaro ejemplifica que la altas ambiciones pueden llegar a destruirte y es mejor optar por volar a una media altura y disfrutar de una cómoda mediocridad. Sin embargo yo opto por una enseñanza mas romántica y es que si yo fuera el protagonista de este mito al igual que Ícaro volaría hasta que el sol destruyera mis alas. Yo preferiría llegar tan alto como nadie ha llegado y morir en el intento que volar a media altura y vivir para lamentar nunca haberlo hecho.

Firm

2 comentarios:

  1. Aveses los sueños no se quedan solo como sueños si tu quieres puedes conseguir todo lo que quierás si tienes fe y confias en ti mismo llegaras alto hoy solo te púedo dar el consejo de que querer es poder.

    ResponderEliminar
  2. ´...porque el mayor peligro en la vida
    es no arriesgarse nunca a nada..´ Sólo hay que disfrutar la vida con todo lo que ello implica, aqui y ahora.
    Salu2

    ResponderEliminar